Eventos, Noticias, Concursos, Ocio...

Donde podrás encontrar casi toda la información de Ocio y Pesca de la Comunidad Valenciana

El estudio que irrita a los agricultores: el río más envenenado de España es el Júcar

Publicado por en en Valéncia - Noticias
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Imprimir

b2ap3_thumbnail_el-estudio-que-irrita-a-los-agricultores-el-rio-mas-envenenado-de-espana-es-el-jucar.jpg

Uno de los recodos del río Júcar

Acumulación de pesticidas, según ecologistas en acción

Un estudio de Ecologistas en Acción señala la cuenca manchego-valenciana como la más contaminada por pesticidas de España. Aún persisten químicos prohibidos hace 40 años

El río Júcar discurre 498 km por Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana. Nace en Tragacete (Cuenca) para desembocar en Cullera (Valencia), en el Mediterráneo. El escritor Vicente Blasco Ibáñez retrató en su popular novela 'Entre naranjos' el 'modus vivendi' de la ribera del Júcar; gracias a un clima benigno, campos fértiles y un río generoso la población pudo destinar sus cosechas al comercio y no a la mera subsistencia, como sostiene Concha Baeza.

El Sucro, como lo denominaban los romanos, fue clave en el desarrollo económico de la costa mediterránea. También en otras metrópolis del mundo los ríos han sido el factor que ha inducido a la sedentarización con la irrupción de la agricultura: Nueva York (Hudson), Londres (Támesis), Roma (Tíber), París (Sena), Colonia (Rin)...

Sin embargo, actualmente, el río Júcar es el más contaminado "con diferencia" por el uso de plaguicidas de toda la geografía nacional según el informe 'Ríos Hormonados' (vea aquí el documento) publicado por la organización Ecologistas en Acción, el pasado mes, a partir de análisis elaborados por las confederaciones hidrográficas. El estudio revela, además, que la contaminación de esta cuenca se ha incrementado notablemente en los últimos cuatro años.

b2ap3_thumbnail_contaminacion-por-cuencas-segun-el-informe-rios-hormonados-de-ecologistas-en-accion.jpg

Contaminación por cuencas, según el informe 'Ríos Hormonados', de Ecologistas en Acción.

El documento afirma que las cuencas hidrográficas más contaminadas son aquellas en las que se desarrolla una agricultura "más intensiva" que utiliza "venenos" para cultivar alimentos. El "mejor ejemplo", sostiene el informe, es la cuenca del río Júcar en la que se detectaron 34 de los 57 plaguicidas analizados, 22 de ellos prohibidos y 21 posibles disruptores endocrinos en 2016. "Varias sustancias, como el DDT, el clorpirifós o el endosulfán, se detectan muy frecuentemente y algunas en concentraciones muy por encima del límite permitido", según dictamina el documento. Se trata de pesticidas que permanecen a largo plazo en el ecosistema y cuyo contacto prolongado con el ser humano puede derivar en problemas de salud y enfermedades del sistema inmune cuando se instalan en la cadena trófica.

"Hay una denominación de origen pareja al río Júcar a la que se le puede hacer mucho daño cuando nuestros productos lleguen a países exigentes"

España es el país europeo que más pesticida utiliza: un 20% del total de los vendidos en Europa, 78.800 toneladas en 2014. Esto ocurre a pesar de que la contaminación de los ríos y, por ende, la contaminación agrícola provocada por uso de plaguicidas y fitosanitarios está entre las cinco cuestiones ambientales que más preocupan a los ciudadanos europeos, según el último Eurobarómetro sobre Medio Ambiente.

Y ahora justamente con el arranque de la primavera, en los primeros diez días, desde el 20 al 30 de este mes, se celebra la semana sin pesticidas. El Pacto del Botánico también ha incluido entre uno de sus objetivos potenciar la agricultura agroecológica. Así que la preocupación por este tema es cada vez más importante. La revolución verde que se produjo en los años sesenta e implicó un enorme crecimiento de la productividad agrícola ahora se debe sustituir por otro tipo de revolución que elimine lo que en su día fue el elemento que provocó todo un cambio radical en la forma de producción: los pesticidas.

La Fiscalía Provincial de Valencia ha pedido los datos completos publicados a Ecologistas en Acción para abrir un proceso contencioso por los posibles daños al Medio Ambiente contemplados por la ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental, según publicó 'Levante-EMV'.

La publicación y su mediatización han desatado la ira de los agricultores, quienes la tachan de alarmistas y advierten de los posibles efectos adversos que podrían tener sobre la exportación de los productos agrarios de la Comunidad Valenciana.

El segundo vicepresidente de la Asociación Valenciana de Agricultores AVA-ASAJA, Bernardo Ferrer, asegura que lo que las corrientes ecologistas han provocado es una "bomba de relojería" al insinuar que los agricultores utilizan sustancias como el DDT, prohibida desde hace 40 años pero que tiene una persistencia de 60 años en el ecosistema.

"Hay una denominación de origen pareja al río Júcar a la que se le puede hacer mucho daño cuando nuestros productos lleguen a países exigentes del centro de Europa", asegura el agricultor, a lo que añade que los agricultores siguen toda la normativa europea y están sensibilizados con el Medio Ambiente.

Bernardo Ferrer reconoce aun así que la reducción del uso de pesticidas es, a la larga, el único camino por el bien de las exportaciones y de la seguridad de las personas. La cuestión radica en que se deben pagar los costes. AVA-ASAJA puso en marcha la primera planta de producción de arroz ecológico a nivel industrial. Pero tenían un 70% más de costes y se obtiene un 50% menos de producción. "¿El consumidor está dispuesto a pagar más? Si es así, el agricultor lo va a cultivar", dice con seguridad el vicepresidente de la asociación.

La ruta de los plaguicidas.
La ruta de los plaguicidas.

Denuncia que uno de los problemas más importantes de la Comunidad Valencia son 160.000 cultivos abandonados por falta de una viabilidad económica. "El agricultor o vive de lo que cultiva o abandona", pero aun así el sector agrario persiste y el informe es un "golpe bajo" a un sector que es dinamizador de la economía y del entorno rural, insiste el vicepresidente de la mayor asociación de agricultores de la autonomía.

Precisamente de la falta de viabilidad económica de estos cultivos habla Dolores Romano, una de las redactoras del informe de Ecologistas en Acción, quien afirma que sin las subvenciones de la UE los agricultores industriales no serían rentables. "En vez de mantener con subsidios una agricultura que nos envenena, esos subsidios deberían mantener una agricultura compatible con la vida", afirma.

"En vez de mantener con subsidios una agricultura que nos envenena, esos subsidios deberían mantener una agricultura compatible con la vida"

Ecologistas en Acción exige la reducción en España de hasta un 50 % del uso de pesticidas de aquí a 10 años mediante la formación e información de los agricultores. Además, inciden en que incluso la FAO reconoce la necesidad de transformar el modelo de producción agrícola industrial a uno ecológico y de evitar el uso de pesticidas cuando no son estrictamente necesarios.

De momento, los únicos países miembros que se han planteado de manera seria reducir su consumo son Dinamarca y Francia. Entre 2011 y 2015, Dinamarca redujo hasta un 40% su uso y Francia quiere hacerlo hasta la mitad en 2025. "Es importante que se prohíba en Europa el uso de los más tóxicos porque eso implica que los productos que se importan no pueden contener esos plaguicidas", indica Dolores. De este modo, se extendería un modelo más respetuoso con la vida a nivel internacional, añade.

Una de las mayores exigencias es que se eliminen las sustancias consideradas como "disruptores endocrinos". Estas actúan como "falsas hormonas" que interfieren en la acción de las hormonas naturales. Los ecologistas advierten que esto causa daños como "la alteración de la metamorfosis de los anfibios o el adelgazamiento de la cáscara de los huevos de las aves, malformaciones, enfermedades del sistema inmune, neurológico y del sistema hormonal".

Los riesgos de la mezcla de productos

No se discute que los agricultores siguen la normativa europea y que los productos españoles tengan una trazabilidad para saber su origen de la que carecen en otros países. La cuestión que también pone de manifiesto el informe es que hace falta una adecuación de la normativa al conocimiento científico sobre todo en lo que respecta a los efectos adversos que pueden provocar ya no solamente las sustancias detectadas individuales sino la mezcla de estas. La Comisión Europea, de hecho, ya ha elaborado otro informe que los estudia.

"El ecosistema del río Júcar está amenazado. En las zonas más contaminadas estarán desapareciendo las especies de aves, de reptiles, de anfibios y de peces… y si el agua continúa siendo contaminada, contaminará los cultivos y llegará a ser un riesgo para la salud de las personas" sentencia Dolores Romano. La posible amenaza a la biodiversidad del río Júcar también era reconocido por un artículo científico realizado conjuntamente por la Universidad de Valencia y la Universidad Politécnica.

María José Payà, ingeniera agrónoma y experta en agricultura ecológica, sostiene que a nivel económico hay costes ocultos derivados de la producción industrial y el uso de este tipo de pesticidas. Gastos en descontaminar, el gasto sanitario por las patologías producidas o en la pérdida de la biodiversidad. Aun así uno de los obstáculos para generalizar la agricultura ecológica sigue siendo el desconocimiento, según Payà. El otro, según ella, sería el propio mercado que exige cantidades grandes a precios bajos. Pero los costes futuros pueden ser mayores debido a que la tierra está vacía de materia orgánica debido al uso de herbicidas y glifosato. "Solo hay un 1% de materia orgánica y debería alcanzar al menos el 2% para que la tierra no se erosione porque es incapaz de retener el agua". Fuente

Última modificación en
0

Comentarios